10 razones mas frecuentes del por que los perros ladran

Para evitar que tu perro se transforme en un inquieto duro o para eliminar los ladridos excesivos de un perro inquieto, la primera regla es comprender por que los perros ladran. En ciertas ocasiones, nuestra mascota puede convertirse en un animal ruidoso y enfadoso sin ningún motivo diploma, y nosotros los seres humanos no comprendemos de inmediato la gran cantidad de razones por las cuales un perro ladra constantemente.

El quejido suele ser la forma en que nuestras queridas mascotas se comunican tanto con los miembros de su misma especie, como su dueño, expresando estados de humor como sentimientos, advirtiendo de algún peligro o persona extraña, para marcar circunscripción, expresar su miedo, cuando se encuentra descontento, entusiasmado por poner, querer ingerir, tragar, querer salir a la calle, etcétera., y posiblemente tú mismo hayas reforzado esta conducta al acariciar a tu perro cada vez que ladre o al decirle palabras alentadoras pensando que de esta forma lograrás que calme. Nunca debes alentar un comportamiento imagen y no es idóneo brindarle atención a tu perro cuando hace poco que no te gusta.

Nunca debemos olvidar que los perros son animales territoriales, y por tal razón ellos tienden a defender su espacio a través de los ladridos y gruñidos que los hacen ver más «feroces» frente a su posible «asaltante». Aunque los ladridos de los perros puede resultar un poco enfadoso para las personas son diversos los motivos que le llevan a ese comportamiento. Existen un sinfín de ladridos y sonidos diferentes que pueden emitir los perros, y no todos tienen que ver con la combatividad.

«No quiero estar solo, por confianza», «Peligro, cuidado», «Alguno se acerca a la casa», «Ahí viene un intruso», pueden ser otros de los mensajes que tratan de transmitir nuestros caninos con esos persistentes y ensordecedores ladridos, por ello nosotros los amos debemos tratar de entender antiguamente que descuido la intención que nuestro querido amigo perruno tiene para emitir tales sonidos o que es lo que intenta decirnos, ya que ellos no lo hacen para desesperarnos ni hacernos agobiar, sino que es su único medio de comunicación.

El problema aparece cuando pasa a ser una costumbre rutinaria para él: se puede convertir en un serio problema durante el paseo, encima en el momento de percibir visitas en casa, cuando interactúa con otros perros, etcétera.
Todos los perros ladran, y por muy domesticado que esté, un perro debe alborotar. Algunas razas, por razones de genética o cruces acertados o no, ladran más que otras. Por ejemplo, los perros Chihuahuas son perros que pueden alborotar por motivos de cruce que han tenido como consecuencia el nerviosismo. Si el perro ladra de vez en cuando para avisarte o alertarte sobre poco, no debes preocuparte. Pues sería muy extraño que tu perro en la vida ladrara. Inclusive los perros más callados a veces encima necesitan soltar un quejido. El problema aparece si el perro ladra de forma frecuente cada vez que observa poco, concierto poco o por otras razones.

Para evitar que tu perro ladre, se encuentra ni más ni menos que en las manos de cada persona, teniendo mucha paciencia, entendiendo el comportamiento de su perro, comprendiéndolo, descubriendo las causas que originan ese mal comportamiento y en casas graves debemos comparecer a un diestro. Debes tener en cuenta que la secreto para evitar esta conducta es la constancia y el cariño.

Es sumamente importante que conozcamos la forma en la que desarrollan los perros su sistema de comunicación, de esta forma nos ayudará a entenderlos y a relacionarnos mejor con nuestro fiel amigo.
En el ulterior artículo te mostraremos cuales son las causas más frecuentes por la que los perros ladran, y así poder comprender más a nuestro apreciado amigo.

¿Cuáles son las razones por la que los perros ladran?

1. Estrés
Al parecer el quejido sirve a los perros, entre otras cosas, para liberar el estrés o el agobio acumulado oportuno a alguna circunstancia: entusiasmo, frustración, soledad, aburrimiento, etcétera. Encima, suele ser muy difícil descubrir cuándo un perro se convierte en inquieto por estrés, es muy habitual encontrar perros ladradores en situaciones que sin duda alguna son muy estresantes para ellos.
Aquellos perros que son expuestos a condiciones extremas de educación o condiciones duras de vida, pueden desarrollar el traje de alborotar. Como encima los perros que pasan mucho tiempo apartados pueden alborotar por el estrés causado por la soledad, así como por aburrimiento y frustración.
Nunca debemos olvidar que los perros son animales de manada y por lo tanto no manejan tan aceptablemente como el minino la soledad.

2. Entusiasmo
La mayoría de los caninos se entusiasman tanto con ciertas cosas que se les hace inasequible no alborotar. Este entusiasmo es una forma de estrés, pero que puede ser utilizado para enseñarle nuevas sosas al perro.
Este tipo de quejido se ven en algunos perros cuando juegan o cuando están realizando alguna actividad que los estimula en exceso.

3. Aburrimiento
En muchas ocasiones los perros ladran por aburrimiento. Simplemente porque no tienen descuido más que hacer y no son perros destructores, y por tal razón ladran o algunas veces aúllan. Estos son perros que suelen acontecer mucho tiempo solos, sin ningún tipo de compañía ni juguetes.
En algunos casos, los perros ladradores pueden ser perros que pasan la mayoría de su vida aislados en un pensil o en un patio, o perros que se quedan solos todo el día mientras sus dueños salen a trabajar.
Generalmente esta situación es poco complicado de solucionar ya que los propietarios no están presentes cuando el perro ladra, y porque la conducta de alborotar suele reforzarse positivamente a sí misma. Encima de eso, este comportamiento puede empeorar porque muchas veces los perros del vecindario se encuentran en circunstancias similares y los ladridos se contagian entre ellos.
Es tu responsabilidad acontecer tiempo con tu perro, atenderlo, hacer actividades con él que le brinden incitación y garbo, cuidarlo, alimentarlo aceptablemente y pasearlo diariamente. Separado de ejercitarlo, tienes que activar su mente. El perro hastiado necesita aliviar esa frustración de alguna forma y por ello recurren casi siempre a los ladridos. No permitas de ninguna forma que tu perro se aburra y termine agobiado.

4. Frustración
En diversas ocasiones los perros ladran porque quieren poco que no pueden conseguir y el quejido suele ser la respuesta a esa frustración. Encima, encima es una causa muy frecuente oportuno a que los perros que se quedan solos durante mucho tiempo no tienen ninguna forma de controlar su esfera y eso les causa frustración.
Dicho en otras palabras, los caninos que ladran por frustración lo hacen porque sin la presencia de sus amos, son completamente vulnerables e incapaces interiormente de la casa.

5. Desliz de control
Un perro que no hace ejercicios tiene energía de sobra y ocasiona cierta discordia a donde quiera vaya, ya que salta, ladra y lleva una excitación que ni su propio dueño puede controlar. Cuando esto sucede, el perro necesita soltar esa energía, disfrutando de largas caminatas, deportes y algunos entrenamientos para perros lo ayudarán a que mejore este comportamiento. Si tienes un perro mediano o sobresaliente, llévalo a acaecer por lo menos 20 minutos. Si trabajas todo el día necesitarás sacarlo antiguamente de irte a trabajar y concertar con algún para que lo visite y lo impulso encima. La vida de tu perro será mucho más agradable si está ejercitado y obviamente la tuya encima.

6. Alerta y advertencia
Como se ha señalado anteriormente, el perro encima puede alborotar como señal de alerta cuando poco se encuentra nuevo en el entorno: un extraño, un perro, un sonido inesperado. Pero encima puede optar por alborotar como señal de advertencia. Por ejemplo: tu perro ve a otro y no quiere que este se le acerque, inmediatamente ladra para comunicarle que no debe tomar un paso más. Este tipo de quejido puede preceder a un ataque. Es recomendable socializar al perro desde temprana época para así evitar síntomas de combatividad.

por que los perros ladran

7. Instrucción inconsciente
Una de las razones más frecuentes por la que los perros ladran es por el educación inconsciente. Como su propio nombre lo indica, estamos reforzando sin darnos cuenta conductas indeseadas en nuestro perro. Muchos dueños de perros les enseñan a sus caninos a alborotar, sin darse cuenta de lo que están ocasionando. Así, muchos perros se convierten en máquinas de alborotar que ladran para percibir comida, para que se les broa la puerta de la calle, para conseguir atención, entre otras cosas más.
Un caso muy particular de este educación inconsciente es el perro que ladra en el pensil porque se encuentra solo (ya sea que ladre por frustración, aburrimiento o estrés). Seguidamente, el dueño sale a retar a su perro, pero el perro lo que recibe es compañía (qué importa que la compañía venga con algunos gritos). Como consecuencia, el propietario está entrenando inconscientemente a su perro para alborotar en el pensil.
Otro ejemplo, cuando abrimos la puerta de nuestra casa el perro se encuentra ladrando porque hemos llegado, y encima a veces le acariciamos. El perro aprende que cuando ladra abrimos la puerta y llegamos, por lo tanto esa conducta cada vez ira a más.

8. Genética
La genética juega un papel muy importante en qué tan inquieto es un perro. La influencia del esfera puede alterar esta conducta en cierto nivel, algunos caninos tienen una requisito prudente de alborotar. Existen razas que son mas ladradoras que otras como lo son los Beagles, Bassets, Bloodhounds, entre otros, y esto se debe a que el comportamiento de alborotar ha sido fijada por selección en ciertas razas.
Por ejemplo, los perros de caza que siguen huellas, tipo investigador, suelen ser muy ladradores, mientras que los molosoides suelen ser poco ladradores.
Es prácticamente inasequible eliminar este comportamiento ya que tiene un válido componente hereditario sin afectar otros aspectos de la conducta del animal. Por ello, antiguamente de animarse integrar a un perro en tu comunidad, debería tener en cuenta cuáles son sus deyección y particularidades de la raza con el tipo de perro que queremos.

9. Problemas de trascendencia
En ciertos casos los perros ladran porque tienen algún problema de trascendencia. Por ejemplo, los perros viejos pueden tener disminuida su visión o su indumentaria, esto hace que sean sorprendidos asiduamente por otros perros y por las personas, y obviamente su reacción puede incluir ladridos. Otro ejemplo, los perros ciegos o sordos suelen alborotar mucho más que otros a modo de defensa al no oír o ver.
Es importante revisar al perro inquieto con un veterinario para así descartar cualquier problema de trascendencia que pudiera causar los ladridos.

10. Posesividad o timidez
Otros perros ladran ya que el estímulo extranjero los altera. Ser sito en una lucro ocupado, debajo de una escalera, en un campo de juegos o en cualquier otra dominio de entrada actividad humana provocará que los perros ladren para proteger su circunscripción o por miedo a los extraños.
Nunca dejes a tu perro en una zona donde él puede ser molestado por niños que pasan, ya que este tormento causa la embestida elevada en perros y puede tener como resultado un ataque o mordedura.

NOTA: Tenemos que estudiar a escuchar los ladridos de nuestro perro ya que a través de ello podemos intentar interpretar lo que significan y desempeñarse en consecuencia. Es importante comprender las razones por los cuales ladra y, si es necesario, eliminar o tratar dicha conducta.

Igualmente puedes encontrar sobre: ¿Por qué los perros aúllan?

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario