5 Razones por las que Adoptar un perro es la mejor Opción!

Existen muchos buenos motivos por los cuales adoptar a una mascota. Aquí te resolveremos la duda sobre, Por qué adoptar un perro es mucho mejor. ¡No te lo pierdas!

Hay muchas razones por las cuales podríamos anhelar la presencia de una mascota en casa. Separadamente de la compañía que representa y que puede traer mucha alegría al hogar, existen diversos estudios con elocuentes resultados acerca de las virtudes de morar con animales.

Adoptar a una animal es una fantástica oportunidad para ti y una segunda oportunidad para él. ¿Por qué una oportunidad para ti? Porque vivirás en directo una transformación asombrosa: vas a notar como un hogar y una tribu convierten a un animal que puede ser miedoso, asustadizo o poco sociable en un gran compañero de vida.

Encima, cada año se abandonan más de 150.000 animales en el mundo. Así que no está mal dejar de flanco mitos y leyendas sobre los animales adoptados y contribuir, con un poco de empatía, a pincharse los cientos de refugios (la gran mayoría superpoblados) que hay en todo el demarcación.

En el fondo, es suficiente sencillo. Todo animal necesitad de seguridad, estabilidad y referentes. Y tú puedes ofrecérselos, contiguo con un poco de paciencia. Adoptar un animal significa aumentar tu tribu, comprometerte con él y todavía con la sociedad. Para siempre.

A cambio vas a obtener adhesión para toda la vida, compañía, alegría, calor, etcétera. Te proporcionará momentos hilarantes y te subirá el posición cuando te parezca que exiguo puede conseguirlo. Sin duda alguna, compartir la vida con un animal es nigromancia pura.

Entre los beneficios de tener una mascota se ha opuesto que acariciarlas disminuye la presión arterial y produce haberes relajantes sobre el organismo. Otorgan confianza, seguridad, sensación de protección y encima, estimulan el contacto físico, la comunicación y el educación en los niños. Hacen que muchas personas no se sientan solas y se sientan aparejo, llegando a incrementar su autoestima, especialmente en niños.

Oportuno a que la compañía que ofrecen a quienes deben enfrentarse a un tratamiento médico, las mascotas disminuyen el tiempo de recuperación del paciente. Encima, todavía disminuyen las probabilidades de presión y estimulan la interacción con otros y nos mantienen en forma con la actividad física del paseo. Las mascotas fortalecen el sentimiento de auto-superación delante situaciones adversas de la vida y, finalmente, nos ayudan a desarrollar la empatía con todos los animales, incluso los humanos.

Razones para adoptar un perro

Preguntas antiguamente de adoptar un perro

El simple hecho de que estés pensando en adoptar un animal de un refugio, significa que sueles ser una persona muy responsable y humanitaria. Pero antiguamente de tomar la valía de traer un amigo peludo a tu vida, es necesario que te tomes un momento para pensar en estos puntos:

– ¿Por qué quieres un animal de compañía?

Es increíble cuántas personas no se hacen esta pregunta tan simple, antiguamente de acoger uno. Adoptar un perro o minino simplemente porque es lo que las personas suelen “hacer” o porque los niños han estado lloriqueando por un hijo, casi siempre termina en un gran error. No te olvides de que algunos de ellos pueden estar contigo 10, 15 o inclusive 20 abriles.

– ¿Tienes tiempo?

Los perros, los gatos y otros animales de compañía no pueden ser ignorados simplemente por estés ocupado o cansado. Como adecuadamente sabemos, necesitan comida, agua, cariño, examen y compañía todos los días del año. Muchos animales en los refugios, están allí correcto a que sus propietarios no pensaron efectivamente cuánto tiempo llevaba cuidar de ellos.

– ¿Puedes permitirte económicamente una prohijamiento?

Los costos para amparar un animal pueden ser un poco elevados. Licencias, clases de entrenamiento, castración y desinfección, cepillados, cuidados veterinarios, comida, juguetes y muchos otros gastos que suman rápidamente.

– ¿Estás preparado para ocuparte de los problemas que puede provocar?

Entre ellos se encuentran infestaciones de pulgas, muebles con pelos, accidentes de animales que no se encuentran educados para estar en una casa, emergencias médicas inesperadas, etcétera., son lamentables pero son aspectos muy comunes que ocurren cuando se tiene un animal de compañía.

– ¿Puedes tener uno en el pandilla donde vives?

En muchas comunidades de vecinos no permiten animales y la gran mayoría de ellos tienen restricciones. Asegúrate de cuáles son, antiguamente de traer un compañero peludo a casa.

– ¿Es para ti un buen momento para adoptar?

Si tienes niños de menos de seis abriles de época, tendrías que considerar el esperar algunos abriles antiguamente de adoptar un compañero. La tenencia de perros requiere niños que sean suficientemente maduros para ser responsables.

– ¿Son tus hábitos de vida apropiados para el animal que tienes en mente?

El tamaño del perro no es la única variable en la que tienes que pensar aquí. Por ejemplo, algunos perros de pequeño tamaño como los terriers son suficiente activos. Necesitan mucho examen para poder calmarse y por lo marcial, ladran por cualquier ruido. Por otro flanco, algunos perros de tamaño excelso son muy tranquilos y siempre están felices y contentos con sólo tumbarse en el sofá todo el día. Ayer de adoptar un perro, haz poco de investigación; de esta forma te asegurarás de escoger el animal que encajará con tu estilo de vida.

– ¿Sabes quién cuidará de él cuando estés de reposo o de delirio?

Para ello, necesitarás tener vecinos o amigos de confianza o boleto para retribuir a un refugio o un hostal para mascotas. ¡Quia lo dejes encerrado en casa!

– ¿Podrás ser un propietario responsable?

Tener a tu mascota esterilizada o castrada, obedecer las leyes comunitarias o las licencias, amparar puestas las cachapas de identificación en el perro, son algunas de las cosas que forman parte de ser un dueño responsable. Por supuesto, proporcionarle al nuevo constituyente de tu tribu acto sexual, compañerismo, una dieta sana, examen y cuidado veterinario regular son todavía esenciales.

– Y finalmente, ¿estás completamente preparado para amparar y cuidar a un animal durante toda su vida?

¿Por qué adoptar un perro?

La valía de adoptar un perro en nuestro hogar debe ser suficiente razonada y consensuada entre los miembros de la tribu. Existen muchos buenos motivos por los cuales adoptar una mascota. Aquí te mostramos algunas de ellas:

Suele ser un acto de gran humanidad el simple hecho de adoptar un animal que ha vivido situaciones y condiciones crueles o que podría vivirlas en el futuro.

Al rescatar un animal de la calle estás obteniendo un gran amigo que te lo agradecerá toda su vida.

Evitas o reduces el comercio de animales.

– Por lo marcial, los perros y gatos abandonados son criollos o mestizos y estos animales son mucho más fuertes, sanos y menos vulnerables a enfermedades características de los animales “de raza”.

Reduces el número de sacrificios innecesarios que se realizan para controlar la población canina.

– Disminuyes los problemas de basuras que son provocados por perros hambrientos que buscan alimentos entre los desechos.

El pandilla que una mascota “de raza” comprada ocupa en tu casa podría ocuparlo un animalito de la calle que necesita protección.

– Y si a posteriori de todo lo que te hemos mencionado aún prefieres comprar una mascota, piensa que el adoptar una podría ahorrarte poco de boleto.

Preguntas más frecuentes

– ¿Hijuelo o adulto? ¿Hembra o destacado?

Principalmente, déjate mandar por el responsable de la entidad que conoce a los animales y su comportamiento. Lo que sí te adelantamos es que no creas en esos mitos que circula por ahí: que los animales adultos son más complicados, que no se adaptan, que las hembras son más dóciles, etcétera… Cada animal es único y siempre existe un hogar en el que puede encajar perfectamente. Quién te atienda sabrá qué animal tiene más probabilidades de adaptarse adecuadamente a tu tribu. Lo más recomendable es que no vayas con una idea preconcebido de cómo quieres el animal.

– ¿Por qué hay que retribuir para adoptar un perro?

En ciertas comunidades autónomas suele ser obligatorio entregar al animal identificado con microchip, desparasitado, vacunado y esterilizado, y todas estas actuaciones poseen un coste. Tu contribución cubrirá parte de estos gastos.

Recuerda: Cada animal adoptivo deja un espacio en el refugio para que otro que lo necesita pueda acomodarse su pandilla.

Al designar una mascota debes tener en cuenta varios aspectos para sostener una experiencia placentera

La votación de una mascota es un punto secreto para estos casos, correcto a que se deben tener muy en cuenta varios aspectos que determinarán que la experiencia sea placentera. Existen muchas personas que optan por comprar perros y gatos de raza ya que, acullá de las preferencias estéticas, se prórroga que su conducta sea más predecible. Inclusive existe un mercado asociado a las mascotas donde determinadas razas se ponen de moda, favoreciendo la operación de unas por encima de las otras.

Si adecuadamente las mascotas de raza suelen tener acentuadas ciertas características (como por ejemplo la predilección por nadar, por amparar unido al rebaño o cazar) todavía padecen los más variados problemas que ya vienen en su ADN (problemas de cadera, problemas respiratorios, propensión a quistes, etcétera). Al ser criados de forma controlada, se repiten genéticamente tanto las características beneficiosas como las defectuosas.

Datos importantes sobre la época de la mascota a adoptar

Cualquier persona se conmueve con un pequeño cachorrito. Esto tiene una explicación científica: ¡Liberamos endorfinas y oxitocina (las hormonas de la algazara) cuando los vemos! Pero esto a veces puede convertirse en una trampa. No cualquier tribu o persona se encuentra en condiciones de aceptar un hijo. A continuación te mostramos las principales ventajas y desafíos de la etapa de cada perro, al adoptarlo en un refugio:

Un hijo (45 días – 12 meses):

Come cuatro veces al día, puede deplorar en las noches y en las ausencias de los propietarios. Mastica objetos, hace sus deposición en cualquier sitio y no hay garantías con respecto al tamaño definitivo. En caso de que haya niños en el hogar, se requiere marcar la diferencia entre mascota y muñeco. Sin corte, suele ser muy satisfactorio ir viendo el crecimiento y el expansión de un hijo hasta convertirse en adulto.

Un adolescente (Uno a cinco):

Es juguetón, pero un poco más adulto. Son más hábiles para centrarse en la educación. Por lo marcial, ya está con la prevención completa, por lo que no existen riesgos de contraer alguna enfermedad. Encima, están esterilizados, ya se pueden sacar a pasear y bañarlos. Comen dos veces al día y no cambiarán de aspecto porque ya tienen el tamaño definitivo.

Un adulto (Cinco a nueve abriles):

No suelen crear problemas por quedarse algunas horas solo. Es muy probable que duerma toda la incertidumbre. Se habitúa a su nueva tribu fácilmente. Aceptan su pandilla interiormente de la función del hogar, se adaptan a órdenes básicas, si es que no las tienen adquiridas de antiguamente. Y encima, se muestran gratificantes y toman mucho cariño a su nueva tribu y casa.

Un yayo (10 abriles en delante):

Nos dejan muchísimo tiempo para nosotros, ya que no requieren de mucho trabajo. Son muy calmos y sedentarios. Aunque el tiempo de compañía es seguramente pequeño, todavía se merecen un hogar. Podemos darle durante los abriles que le quedan una vida agradable y digna. Estarán súper agradecidos, ya que esperaron su hogar por mucho tiempo.

• Adoptar un animal es una gran valía. Implica un compromiso de aproximadamente 15 abriles

Adoptar un perro es una gran valía, ya que implica un compromiso de aproximadamente 15 abriles con la vida de nuestra mascota. Una prohijamiento responsable se pedestal en saludar cariño y alimento, pero todavía desparasitación, prevención y desinfección como método de control de enfermedades y reproducción no deseado. Si lo estás pensando, ¡no lo dudes! Pero siquiera dejes de tomar en cuenta tanto las gratificaciones como sus implicancias.

¿Cuáles son las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de adoptar una mascota?

– El estilo de vida de nuestra tribu.

– El tamaño, el comportamiento, el tipo de pelaje y deposición físicas de la mascota.

– La cantidad de espacio acondicionado en casa y el espacio donde la mascota pasará la avezado parte de su tiempo.

– El tiempo que tendremos para brindarle actividad física, compañía y mucho cuidado.

– Los costos asociados a su atención veterinaria, comestibles y alojamiento durante las reposo (en caso de que no pueda venir con nosotros).

Consejos a la hora de adoptar una mascota

Como adecuadamente lo hemos dicho anteriormente, la valía de adoptar una mascota en nuestro hogar debe ser ciertamente razonada y consensuada entre todos los miembros de la tribu y no fruto de una insistencia machacona de uno de los miembros (casi siempre un párvulo). Está demostrado que el perro que es adoptivo sin haberlo planteado es avezado candidato a presentar problemas o inclusive al desidia.

La sociedad de hoy en día reconoce las innumerables bondades de la presencia de mascotas entre nosotros, pero todavía cada vez es más cominero en dirección a una “tenencia responsable”, tanto en términos de convivencia (molestias por ladridos, pureza de las calles, belicosidad, etcétera) como de protección animal (crueldad en dirección a los animales, condiciones de alojamiento, control de la nacimientos).

El animal suele representar una serie de ventajas en el expansión emocional de un párvulo o inclusive de un adolescente. Algunos psiquiatras han analizado la relación ser humano-mascota y han descubierto que en ocasiones es más tratable establecer vínculos emocionales con el perro que con otras personas (el perro siempre se encuentra dispuesto a acompañarnos, es un incomparable compañero de recreo, nunca nos juzga, nos “concierto”, nos ofrece la adhesión más intensa, sentimos que nos necesita, entre muchas otras cosas.).

Un perro desarrolla en los niños el sentido de responsabilidad al servir de él la vida de otro ser vivo, ya que debe preocuparse de su vigor, de su comestibles, de sus paseos (siempre bajo la supervisión y con la ayuda de un adulto), y le obligará en algunas ocasiones a renunciar a poco por tener que ocuparse de su mascota.

Los perros han sido usados como terapia en los niños con retraso escolar o con dificultades de educación al estimular la responsabilidad, autoestima y mejorar las relaciones interpersonales.

El contacto con los animales suele ceñir los sentimientos de soledad, crea un sentimiento de ser precisado y querido, proporcionando la satisfacción de ser útil; desarrolla la confianza en uno mismo y, encima, enseña a contraer responsabilidades al cuidar al animal a su cargo.

En la relación con otras personas, como es el caso de personas mayores, el animal actúa como catalizador facilitando el contacto, disminuyendo la ansiedad, belicosidad y el estrés; mejorando los estados depresivos y de soledad.

Insistiendo en la idea principal, introducir una mascota en nuestra casa seguramente será una gran valía, pero debe ser tomada con mucha meditación.

Ayer de adoptar a un animal debemos estar adecuadamente asesorados y conocer el animal que se adapta mejor a nuestras características y forma de vida.

La tenencia responsable de un animal implica retener y aceptar que:

– Tendremos siempre que suministrarle una dieta equilibrada.

– Proporcionarle un adecuado pandilla donde morar.

– Una pureza periódica.

– Tiempo y espacio para paseos y juegos.

– Una educación adecuada que le pueda embellecer la convivencia con los demás perros y personas.

– Necesita atención veterinaria.

– Genera gastos.

Igualmente puedes percibir sobre: Todas las vacunas que debe tener tu perro. 

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario