Curiosidades sobre los perros Sharpei.

Los perros Sharpei (Shar-pei) son una raza canina proveniente de China que resultan muy peculiares por su apariencia física. Su cuerpo está satisfecho de pliegues o «arrugas» extremadamente divertidas que convierten a esta raza en una de las más especiales que conocemos. El término Shar-pei significa «piel de arena» en chino.

Origen de las arrugas de los perros Sharpei

Mucha parentela se pregunta por qué los perros Sharpei tienen esta especie de arrugas en la piel y la explicación nos la dieron ya en el año 2008 un asociación de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (España). Resulta que se alcahuetería de una enfermedad genética y, obviamente, hereditaria, que causa este tipo de arrugas (mucinosis). Esta variación genética provoca que la actividad de una enzima determinada aumenta y produzca ácido hialurónico en exceso. Este ácido se acumula en la piel de estos perros y es el causante de la aparición de los pliegues o arrugas.

Exposición de los Sharpei

Estos perros se utilizaban en la decadencia como guardianes de tumbas, evolucionaron en torno a de perros de defensa y han terminado siendo las mascotas de miles de hogares en todo el mundo. Sin duda, un destino proporcionado más tranquilo que los que vivieron sus antepasados.

Terminación de los perros Sharpei

Con los mandatos comunistas ya instaurados en China, las mascotas y animales de compañía cambiaron su denominación y se comenzaron a considerar un postín para los habitantes chinos, por lo que se ordenó una exterminación masiva de animales que muy pocas personas conocen.

El Sharpei y otras razas típicas del país estuvieron al borde de la acabamiento adecuado a estas medidas excesivas del gobierno comunista.

Durante los abriles 70, un asociación de personas rescataron, desinteresadamente, ejemplares que fueron llevados a Hong Kong y con el triunfo de estos perros en los EE.UU, han llegado hasta el día de hoy, por lo que damos las gracias a todas esas personas que colaboraron en la continuidad de la raza.

Bajo el mandato comunista en China los animales de compañía fueron considerados un postín y se ordenó una exterminación masiva. El Shar Pei y otras razas chinas estuvieron al borde de la acabamiento. En los abriles setenta un asociación de personas encabezado por Matgo Law se dedicó a rescatar ejemplares y llevarlos a Hong Kong, esto unido al exito que la raza alcanzó en Estados Unidos a partir de los ochenta han librado al Shar Pei de la acabamiento.

Características de los Sharpei

Los perros Sharpei tienen una pico a la cruz de entre 44 y 51 centímetros y un peso que varía entre los 18 y los 21 Kg, aproximadamente. Podemos considerarlos una raza de tamaño mediano con características especiales como su piel rugosa, ya mencionada anteriormente, y su hocico, similar al de cualquier otro animal pero, desde luego, equivocación parecido a un hocico de perro total.

En lo que se refiere a su carácter, podemos proponer que son perros tranquilos y serenos, aunque cuando son cachorros son muy enérgicos y traviesos. Suelen ser reacios con los desconocidos y tienden a mostrar su superioridad sobre otros perros, por lo que se recomienda un instrucción desde cría para que aprendan a socializar correctamente.

Cuidado exclusivo de los pliegues

Una cosa importante de la que debemos estar muy pendientes si adquirimos un Sharpei es de las infecciones que pueden hospedar los pliegues de su piel (sobre todo los cachorros). Por eso, se hace necesaria una buena aseo diaria para eliminar excesos de humedad, insectos o cualquier residuo que quede alojado entre las arrugas.

La palabra de los perros Sharpei

Los perros Sharpei, anejo con la raza Chow-Chow, son las únicas razas caninas cuya palabra tiene un color azulado.

En definitiva, los perros Sharpei son perros muy especiales, con un pasado poco desconocido, una apariencia acertadamente diferenciada del resto y una menester de cuidados extras que queda registro pero merece la pena tener uno cerca, de verdad.

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario