Displasia De Cadera En Perros. Como Evitarla Y 6 Formas De Tratarla Efectivamente

La displasia de cadera en perros es una enfermedad hereditaria no congénita (que no se presenta al emanar), que se caracteriza por causar una trastorno en la unión del acetábulo de la cadera con la residente del fémur.

Conveniente a que la genética es el principal autor que influye en el padecimiento de esta afección es inasequible determinar si un hijuelo sufrirá o no de displasia en su exposición, y por ende evitar que sufra de la enfermedad.

Por ello, en el posterior artículo te enseñare que puedes hacer para combatir esta condición si inevitablemente tu mascota la llegara a padecer.

displasia de cadera en perros

Pero primero ¿Qué otros factores influyen en la aparición de la displasia de cadera en perros?

    Separadamente de la genética, existen otros factores que determinan la aparición de la enfermedad en el can, como por ejemplo la viandas. Una buena o mala viandas puede influir de forma considerable en el padecimiento de displasia de cadera, pero sin aparecer a ser el causante principal de la enfermedad. Se han registrado casos de perros con el gen de la displasia que sufren un exposición veloz de esta enfermedad oportuno a obesidad o problemas con su viandas.

Por otro costado, los perros predispuestos que tienen una dieta balanceada, son menos propensos a sufrir una displasia de cadera cargante o complicaciones derivadas de la enfermedad. Otro autor seria la raza del can, sabiendo que específicos tipos de perros, sobre todo los grandes, son los que conforman la población de perros displásticos.

Razas de perro que más sufren de displasia de cadera

Entre estas razas están: Pastor Ario, Rottweiler, Mulero, Golden Retriever, Mastin napolitano, San Bernardo, Gran Danés y dálmata. El exposición rápido igualmente se cuenta como otro autor, pues mientras más calmoso sea el proceso de crecimiento más correcto será el exposición de sus huesos. El entrenamiento excesivo durante esta etapa igualmente frenara el crecimiento regular de los huesos, lo que permitirá que el perro desarrolle una displasia de cadera cargante y a temprana decadencia.

¿Cómo puedo detectar la displasia de cadera en los perros?

 Los síntomas que te ayudarán a detectar esta enfermedad varían de una raza a otra y de un perro a otro, sobre todo si tienen menos de doce meses de decadencia.  Más o menos a los cinco meses comienzan a presentar las primeras señales de displasia que son:

  • Dificultad para mantenerse de pie y caminar.

  • Indisposición de la parte posterior del cuerpo, sobre todo luego de un dispendioso periodo de reposo.

  • Dolores, caídas y resbalones luego de caminar o conllevar.

  • Dificultad para realizar actividades cotidianas como recostarse en las patas traseras, subir o descabalgar escaleras, brincar a los muebles o al automóvil.

  • Cojera que suele desaparecer luego de caminar por cierto periodo de tiempo.

  • Caminata con vaivén y pronunciamiento simultaneo de las patas traseras.

  • Cambios en el comportamiento y el humor.

    En algunos casos al final del exposición del can desaparecen uno o casi todos los síntomas menos la caminata característica, levantando las piernas traseras podría decirse que “como un conejo”.

Lo primero que debes hacer si tu perro comienza a padecer de displasia es…

    Comparecer a un veterinario, pues él es el único que puede realizar los exámenes pertinente para ensamblar un diagnostico final de la enfermedad. Esto lo hace mediante revisiones y placas radiográficas.

Este final examen igualmente es necesario para determinar la compostura de la displasia en la cadera, en los perros adultos es popular que se desarrolle lo que llaman artrosis de cadera (reducción de la masa muscular en las patas traseras), lo que representa la etapa más destacamento de la enfermedad.sintomas de displasia de cadera en perros

¿Cómo combatir  y tratar la displasia de cadera en perros?

  Existen muchos métodos quirúrgicos, terapéuticos y alimenticios para tratar esta enfermedad que dependerán de la compostura de la situación.

  • Puede ser un tratamiento basado en la compañía de medicinas antiinflamatorias, analgésicas y condroprotectoras adicionalmente de una dieta quebranto en calorías para prolongar al can en un peso moderado y con el que sus extremidades posteriores no se vean en constante estrés y presión.
  • Por otro costado si la displasia es cargante hay diferentes intervenciones quirúrgicas que pueden realizarse para tratar uno o varios síntomas, o para curar definitivamente la enfermedad. Entre las curas permanentes destacan la triple osteotomía pélvica, la escisión del musculo pectíneo y el reemplazo de cadera, y entre las paliativas esta la artroplastia de la residente femoral (cementada o no cementada).

Los métodos fisioterapéuticos son muy  efectivos para aliviar el dolor que tu mascota pueda percatar ayer o luego de una operación (si decides aceptar a angla una de las intervenciones que ayer mencione).

  • La flotación es una de las actividades para rehabilitar el buen funcionamiento de las caderas. Practicar estos ejercicios dos o tres veces por semana lograra que el perro desarrolle los músculos que rodean sus articulaciones sin desgastarlos ni agotarlos, ya que esto es lo que produce el dolor.
  • Los paseos diarios igualmente son muy importantes para remitir el dolor que pueda percatar tu mascota, lo mejor será que lo saques una o dos veces al día durante vigésimo minutos aceptablemente utilizados, es proponer, sin apresurar el paso, oportuno a que extremar los esfuerzos del perro puede resultar contraproducente para su fortaleza.
  • Tu compañía y cuidado serán un autor importante en la recuperación de tu querido amigo, pues oportuno a su discapacidad necesitara de tu ayuda para mejorar su movilidad y su estado de fortaleza. Sin incautación, en algunas ocasiones es mejor que no cedas frente a sus peticiones, pues es vitalista que realice diferentes tareas para entorpecer el exposición de la enfermedad. Adicionalmente es importante que supervises la temperatura del empleo donde se encuentre tu perro, pues los ambientes fríos no ayudan a la movilidad de las articulaciones y los huesos, así que te aconsejo que le coloques compresas o paños calientes (por la sombra o en los momentos donde la temperatura sea quebranto), en los músculos para que se relajen y las dolencias cesen.
  • Los masajes terapéuticos igualmente son muy efectivos, pues producen una sensación de alivio para los perros. Estos son realizados de forma circular, ejerciendo presión con las yemas de los dedos, lo que permitirá la distención de la zona muscular que se vea afectada aliviando y eliminando el dolor cuando ya se practican los masajes repetidas veces. Si el perro tolera aceptablemente estos movimientos puedes darle masajes de diez o quince minutos en cada costado de las caderas.

¿Cómo designar a un hijuelo que no tenga probabilidades de sufrir displasia de cadera?

    Aunque la enfermedad es inasequible de diagnosticar en los primeros meses de vida del perro, existen varios métodos o mecanismos que podemos utilizar para orientarnos a escoger un hijuelo que tenga menos probabilidades de sufrir alguna discapacidad en su decadencia adulta o en su exposición.

Antiguamente de tomar cualquier osadía de adoptar o comprar una mascota lo más recomendable es consultar con un médico veterinario cuales son los puntos débiles y las virtudes de la raza que prefieres, luego de esto te remitirá a un criador serio y de confianza que controle la aparición de la displasia de cadera en sus reproductores, es sumamente necesario que este tenga a su disposición radiografías de todos sus animales.

Adicionalmente, debes conversar con el criador cuales son las probabilidades de que esta enfermedad la llegue a padecer uno de sus perros, y cuáles son las garantías que te da. Por otro costado, si lo que buscas es adoptar un perro, te recomiendo que escojas uno que ya se encuentre en su decadencia adulta o que por lo menos haya pasado sus doce meses de decadencia, así podrás estar seguro de cuál es su estado físico y cuáles son sus probabilidades de padecer esta enfermedad en un futuro.

Si quieres enterarse más sobre la adopcion de perros Entra Aquí

Que hacer para alertar la displasia de cadera en perros

    Recuerda que esta es una afección genética que es incontrolable e impredecible, por lo tanto, solo podrás tomar acciones para evitar o enlentecer el avance de la enfermedad, para que tu mascota disfrute de una vida relativamente regular, así decidas o no practicar una intervención invasiva en tu amigo.

Evita someter al can a periodos de entrenamiento excesivos, proporciónale una viandas adecuada a sus deyección y evita que se resbale o se caiga, sobre todo si tu mascota esta pasada de peso.

    No importa cuál sea la situación de tu querido perrito oportuno a que aun en las etapas más avanzadas la eutanasia no es necesaria, por ello, lo más importante es que le brindes tu apego, tu cariño y tu atención, pues esto será lo que lo ayudara a combatir contra esta enfermedad para habitar de la forma más regular posible.

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario