Perros Pug: ¿Conoce todo sobre esta raza?

Los perros pug, igualmente conocidos bajo la denominación de perros carlinos, son originarios de China y forman parte del cinta de las 30 razas más populares de todo el mundo.

 

Antiguamente era habitual ver a estos perros seguir a personas de detención poder como aristócratas. De hecho, esta pasó a la historia por ser compañero de personajes de nuestra historia como pueden ser Josefina Bonaparte o los Duques de Windsor, entre otros.

Esta raza canina tiene un aspecto muy particular. Se prostitución de perros bajos, cuadrados y compactos con una vanguardia ínclito y un hocico muy impresionado con múltiples arrugas que se extienden por toda su cara. Su pelaje puede ser de color arena o de color desfavorable pero igualmente existen otros colores que no están reconocidos como estándares de la raza.

A día de hoy, los perros pug se han convertido en la mascota perfecta para cualquier hogar. Brasa la atención el hecho de que, a pesar de ser un perro pequeño, no tiene una osadía remarcada sino más acertadamente todo lo contrario, cosa que no suele ser habitual entre los perros de este tipo de tamaño.

A pesar de su cercanía suele ser habitual que el perro pug sea desobediente y es que creemos firmemente que esta rebeldía que los caracteriza viene en su propia genética. Por lo tanto, no esperere que su perro pug acuda cuando le llame porque, en la mayoría de los casos, acudirá cuando le interese o cuando le apetezca a él.

Yuxtapuesto a mencionar su cariñosidad y su errata de atención en presencia de peligros inminentes: no son válidos como perro cuidador.

En lo que respecta a los cuidados particulares de los perros pug, podemos proponer que tal como sucede con los perros bulldog se debe proceder a su saneamiento casi diario adecuado a la gran cantidad de arrugas que tienen. Estas arrugas son nidos de suciedad que deben tenerse muy vigilados para que no se desarrolle ningún tipo de infección. Debe subsistir claro que no es necesario la utilización de lisonja o de ningún tipo de sustancia química, ya que con un paño humedecido será suficiente.

Por otro cuadrilla, sus fanales saltones pueden conservarse a resultar un problema adecuado a que están más expuestos a infecciones con plantas o con el roce de cualquier desecho no apto para la vida de nuestro perro. Por eso, se debe tener singular cuidado con esta parte de su pequeño cuerpo y en el caso de que notemos que nuestro perro pug lagrimea demasiado, deberemos aparecer al veterinario para que valore y diagnostique qué sucede.

En cuanto a la vida de los perros pug podríamos mencionar un problema que les suele afectar asaz: la obesidad. Esta enfermedad es remediable y será el dueño del animal el principal responsable de que se desarrolle o de que su perro tenga un peso que le permita soportar una vida sana y saludable. Cuide la comida de su mascota.

Incluso se debe mencionar en este apartado el sistema respiratorio del perro pug, muy similar al de una persona asmática. Esto no quiere proponer que los perros pug no puedan ocurrir pero no se debe sobrepasar su término de actividad física si no queremos verle abortado en el suelo por la presión.

En definitiva, los perros pug son unos geniales compañeros para el hogar pero si usted no tiene paciencia le recomendaríamos que no adquiera un perro de esta raza porque no destacan precisamente por su obediencia.

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario