Por qué mi perro no quiere comer ? Causas y Soluciones!

“ Por qué mi perro no quiere ingerir ” esta suele ser una de las preocupaciones sobre víveres que más quita el sueño a los amos, que observan como sus perros de un día para otro dejan de ingerir, se vuelven inapetentes, y van perdiendo peso con el paso de los días.

Algunos perros tienen un apetito proporcionado voraz siempre dispuesto a ingerir de todo, pero en ciertas ocasiones simplemente se aburren de probar siempre lo mismo y llega un punto en el que se niegan a ingerir. Cuando esto sucede los propietarios suelen preocuparse por la sanidad de su amigo perruno, por ello, en este artículo te damos algunos consejos para que sepas qué hacer si tu mascota no quiere ingerir.

Un alimento para el perro inapropiado puede explicar que pierda el interés por su comida. En otras ocasiones, el perro no come conveniente a que le aburre su dieta o incluso puede ser por una enfermedad. En este artículo incluso te explicaremos cómo obtener que tu can recupere el apetito, en cinco pasos, entre ellos se encuentra: ofrecer al perro una víveres adecuada para su tiempo, hacer su comida un poco más atractiva, usar ingredientes como yogurt, huevos o pollo y proporcionarle largos paseos antiguamente del alimento.

que hacer si mi perro no quiere comer

¿ Por qué mi perro no quiere ingerir ?

Las causas pueden ser muy diversas, y en presencia de las primeras advertencias de inapetencia es recomendable examinar al veterinario para que haga un buen chequeo y así rechazo cualquier enfermedad.

La inapetencia por ingerir, o lo que suele ser lo mismo, no querer ingerir, se flama anorexia, y al contrario que pasa con los seres humanos en la que la anorexia es una enfermedad mental, y la anorexia en los perros es una enfermedad física, así que debemos agenciárselas el problema en una causa física. Las causas de la anorexia en los perros pueden ser las siguientes:

• Enfermedad:

Un descenso del apetito en los perros es a menudo un signo de una enfermedad, sobre todo si el perro se encuentra exhibiendo otros signos al mismo tiempo. A pesar de que la pérdida de apetito en los canes no necesariamente indica una enfermedad pesado, una rápida atención veterinaria es muy importante conveniente a que podría ser un signo de una enfermedad significativa, incluyendo el cáncer, diferentes infecciones sistémicas, dolor, enfermedad dental, problemas de hígado e insuficiencia renal.

• Inmunización fresco:

Por suerte, se dispone de vacunas para muchas enfermedades graves y contagiosas el perro. A pesar de que las vacunas han descocado la vida de millones de mascotas en los últimos 100 abriles, en ciertas ocasiones tienen artículos adversos. La gran mayoría de ellos son breves y leves, incluyendo la pérdida temporal del apetito en los perros.

• Un salida en la inicio:

Si el perro ha sufrido un salida en la inicio posiblemente haya sufrido un daño a nivel neuronal, en concreto en el campo de bono del cerebro que se encarga de comunicar al cerebro la requisito de ingerir cuando hace fealdad.

• Obstrucción intestinal:

El veterinario es quién podrá explorar si la pérdida del apetito se debe a que el perro ingirió algún objeto o alimento que se le haya quedado obstruido en el estómago o en los intestinos y le cause esa fealdad de penuria.

• Problemas de comportamiento:

Algunos perros simplemente son exigentes, o su negativa de ingerir puede ser a causa de diversas situaciones en las que no se sienten cómodos, tales como la presencia cercana de otro can agresivo, o un comedero sito a una importancia incómoda. Adecuado a que la reducción del apetito en los perros puede ser a causa de alguna enfermedad, nunca asumas que tu perro es concorde o se encuentra incómodo sin antiguamente investigar otras posibilidades primero.

• Vejez:

Cuando el perro llega ya a la tercera tiempo, su sistema del finura, del penetración y digestivo, así como incluso la actividad física, se debilita, por lo que la ingesta de comida se hace cada vez más dura.

• Estrés:

Las situaciones de estrés para nuestro amigo perruno son incluso una razón de pérdida del apetito. Por ejemplo: cambios radicales de entorno (como una mudanza), la pérdida de algún miembro del círculo franco, no ejercitarse como es conveniente o estar sometido a cosas que le produzcan miedo, pueden ser una casa de esto. Si suele ser una situación permanente, debes darle tiempo a tu mascota de que se acostumbre y nosotros debemos tratar de hacer las cosas más tolerables para ellos.

• Medicamentos:

¿Se encuentra tu perro tomando algún medicamento? La ingesta de fármacos puede provocar una pérdida de apetito muy importante.

• Está bebiendo saldo:

Es importante estar al tanto sobre si nuestra mascota se está hidratando de forma adecuada, si tu perro no está comido ni tomando líquidos, lo mejor es que acudas inmediatamente al veterinario, ya que estos se deshidratan con mucha facilidad.

• Otras:

Otras de las causas pueden ser problemas hormonales, heridas, osadía puntuales, etcétera.

De una guisa u otra, una fealdad de apetito siempre debe ser chequeada por un profesional, para que pueda dar con la causa verdadera del problema y así poder encomendar el tratamiento apropiado.

La fealdad de apetito puede desarrollar artículos dañinos como una ocaso en el sistema inmunológico del perro que evite que pueda pelear contra enfermedades cotidianas, un cariño de las funciones orgánicas que pueden aceptar a fallos internos, etcétera., hasta entrar a un colapso multiorgánico que finalmente le lleve a la crimen. Por esta razón, nunca esperes a que el perro vuelva a tener apetito, acude siempre al veterinario para evitar males mayores.

Para evitar esta pérdida de apetito es esencial que respetes la rutina en los horarios para las comidas, es apuntalar, no darle de ingerir entre horas, al pequeño signo de aburrimiento por ingerir siempre la misma comida altérnala con otros alimentos sabrosos, por ejemplo, alimento seco con pequeños pedazos de pechuga de pollo, con trozos de huevo duro, etcétera., no ceder a sus caprichos, siquiera acostumbrarle a darle de ingerir con la mano, etcétera.

Consecuencias de la fealdad de apetito en los perros

La inapetencia duradera, puede ser un poco devastadora para nuestro amigo peludo. Bastan diez días sin ingerir, para que todo el organismo principio a pifiar y quince o vigésimo, para que muera por inanición.

Por ello, hay que tener mucho cuidado con la fealdad de apetito en las siguientes situaciones de aventura:

– En perros con pérdidas de peso mayores al 10% de su peso habitual.

– Perros que hayan sufrido alguna intervención quirúrgica.

– Perros que presentan nauseas o diarreas prolongadas.

– Perros con quemaduras o heridas, trastornos que incluyan fiebre, infecciones o traumatismos.

– Canes que presenten enfermedades crónicas o se encuentren en tratamiento con antibióticos.

Medidas de carencia

Si tu can pasa más de tres días sin alimentarse, debes preocuparte y tomar medidas. Asimismo, de llevarlo de inmediato al veterinario, debes:

– Perseverar su trompa completamente limpia para que el olor de la comida le estimule el apetito.

– Proporcionarle comida más apetitosa (el pollo deshuesado con arroz suele ser una buena alternativa).

– Aparecer a fármacos estimulantes del apetito sólo recetados por el veterinario (algunos traen complementos como el Omega 3).

– Tratar de que el can coma dándole con la mano o introduciéndole los alimentos en el hocico, para ayudarle sólo si es necesario.

Si cero de esto funciona, el médico veterinario es quién tendrá que aplicar víveres intravenosa e investigar la raíz del problema. Lo más importante es estar siempre atentos y no entrar en pánico si nuestro amigo perruno rechaza el alimento a posteriori de hacer mucho deporte o si tiene la mente en otro costado, como en una hembra en celo, o si hay alteraciones en el hábitat.

En ocasiones no comen simplemente para pulsar la atención o porque se encuentran aburridos del mismo tipo de comida, pero esto no será por más de un día, así que debemos estar atentos, ya que si el rey de la casa se niega a realizar su actividad favorita (ingerir), es porque poco no está marchando perfectamente.

¿Qué hacer cuanto tu perro no quiere ingerir?

Puede que la osadía sea mucho más simple de lo que parece: es muy posible que a tu perro no le agrade el pienso que está comiendo, puede que nunca le haya gustado pero que se lo comía ya que no había otra opción, hasta que llega un punto en el que decide no probarlo más. Por esta razón cuando notes que ha dejado de hacerlo una buena idea es cambiar el sabor e inclusive la marca y examinar si le agrada. Te aconsejamos que compres el pienso en Zooplus, donde podrás conseguir una gran variedad de sabores y marcas a tu disposición.

En presencia de una pérdida del apetito la opción no es proporcionarle alimento de humanos, lógicamente éste le parecerá mucho más delicioso pero no contiene los nutrientes y vitaminas necesarias; adicionalmente podría enfermarlo, por ello, no sustituyas el pienso por la comida preparada por ti, esfuérzate por encontrar el sabor correcto.

Puedes combinar las comidas, utilizar dos tipos de pienso distintos o alimento seco y enlatado, uno para la mañana y otro para la tenebrosidad o cambiándolos en la semana, esto le va a permitir percatar una sensato variedad y estar más entusiasmado.

Otra forma para conocer qué hacer si tu can no come es escoger alimentos con olores que puedan resultar un poco más atractivos para tu perro, pues mientras más fuertes sean los aromas más deseo tendrá el animal de ingerir.

Durante las pruebas de nueva comida y los primeros cambios quédate cerca de tu mascota mientras come, en ciertas ocasiones él disfruta de nuestra compañía al alimentarse y por eso se acerca a nosotros cuando lo hacemos. Puede resultar una provisión nueva para que recupere el apetito.

Recuerda que es sumamente total que los canes se aburran de ingerir siempre el mismo alimento, por este motivo no esperes a que pierda las ganas de hacerlo para cambiar de pienso, puedes ir variando al mezclar dos tipos de alimentos o entonces cambiar cada pocos meses a uno nuevo.

Adicionalmente de que a tu perro no le agrada el pienso que le das, puede activo otras razones por los que el can no quiera acercarse a su comida. Insólito de los que ya nombramos anteriormente incluso puede ser por el calor, el estrés o los cambios bruscos pueden hacer que el perro pierda el apetito; otro de los factores pueden derivarse de que tu perro tenga algún tipo de enfermedad en la boca y, por ello, no quiera ingerir.

Adicionalmente puede ser que tu perro sienta anorexia, es apuntalar, que no quiera ingerir conveniente a algún otro tipo de enfermedad más pesado como podría ser la pérdida de penetración o algún desajuste en el sistema nervioso. Los tumores o los problemas renales incluso pueden provocar que tu perro no quiera ingerir.

Por tales motivos, es muy importante que, si luego de seguir los consejos que te hemos hexaedro anteriormente tu perro sigue sin acercarse a la comida, acudas a un veterinario para que sea él quien determine si el problema es más pesado.

Pasos efectivos para logar que tu perro coma

Paso N°1: El alimento que le proporcionas a tu perro, ¿es apropiado para su tiempo?

Un cría no posee las mismas micción que un can adulto o que un perro anciano. Los requerimientos nutricionales de nuestro amigo de cuatro patas, así como sucede con las personas, suelen variar con la tiempo del perro. Por tal motivo, cuando el perro rechaza el alimento que se le proporciona la primera pregunta que hay que formularse es si se ha seleccionado perfectamente el pienso que corresponde a su etapa trascendental.

Los alimentos de adhesión escalera para los perros cuidan con mucho esmero las exigencias del inquilino más peludo de la casa. Pero en ciertas ocasiones nos dejamos influir un poco, sobre todo, por el precio de la comida y desatendemos si ésta es la apropiada para la tiempo, el tamaño o la raza del perro.

Uno de los casos más comunes es proporcionar a un perro anciano el pienso propio de un animal adulto. En estos casos, se podría hacer un escuchimizado valenza a nuestro amigo, conveniente a que los ingredientes que contiene estos piensos, que no son recomendados para la vejez, pueden causarle alguno que otro problema de sanidad, entre otros, la obesidad.

Paso N°2: Proporciónale una comida atractiva a tu perro

La víveres no tiene por qué ser aburrida, y esta máxima incluso aplica para el can. Algunos consejos sencillos hacen un poco más atractiva la comida del perro.

Las croquetas para perros serán más apetecibles si se humedece el pienso con agua caliente. Este aspecto tan sencillo potencia el olor del alimento, lo cual es un aspecto muy importante conveniente a que los perros escogen su alimento, en primer emplazamiento, por el penetración.

Conservar la comida de nuestro amigo perruno en las mejores condiciones ambientales. La explicación es proporcionado simple: cuanto más olor pierda el alimento del perro menos atractivo será para él.

En cierta parte, este detalle explica, que las latas de comida (o dieta húmeda) resultan muy tentadoras para los perros, conveniente a que su olor es más válido y sugerente.

Un pequeño truco: el perro puede encontrar más estimulante la comida que se le proporciona en la mano que el alimento que se le deposite en su comedero.

Otra posibilidad para hacer un poco más sugerente los alimentos para nuestro can es combinar el pienso con algunas de estas latas de comida para perros o con alimentos naturales.

“Mezclar el pienso del perro con comida, como huevos o pollo, una vez a la semana suele disminuir la ansiedad del animal durante el día”, explica el veterinario y dietista canino Carlos Alberto Gutiérrez, autor del blog Nutricionista de perros.

El motivo de esto es que los alimentos naturales le ayudan a conseguir serotonina, lo cual es un neurotransmisor que disminuye el nerviosismo, tanto en los seres humanos como en los perros.

En caso de combinar las croquetas del can con latas, hay que comprobar antiguamente de que sea un alimento de calidad que se ha minucioso con buenos ingredientes. Asimismo, hay que ser consciente de que con esta opción se puede contribuir a aumentar las probabilidades de que el perro desarrolle algún tipo de obesidad. La comida en rebotadura acumula una sensato densidad calórica.

Paso N°3: Una víveres variada pero sana para el perro

La gran mayoría de los veterinarios recomiendan proporcionar al perro pienso de buena calidad o dieta sequía. Sin retención, como en muchas otras ocasiones, ser demasiado rígido puede ocasionar que el perro acabe por rebotar su alimento.

“¿Cualquiera puede imaginarse ingerir todos los días la misma comida?”, se pregunta Gutiérrez. “Por la misma razón, no es extraño imaginar que un perro que siempre come lo mismo acabe por aburrirse”, asegura el veterinario.

Una dieta de cocina casera para perros, que esté controlada y diseñada por un dietista canino, pueden ser una buena y saludable alternativa para ofrecer a nuestro peludo amigo que rechaza su alimento. Esta propuesta, adicionalmente, permite escoger la calidad de los alimentos para el perro, así como eludir ingredientes que causen concurso a nuestra mascota.

La variedad de la víveres de los perros incluso puede conseguirse con galletas caseras para canes y frutas que el perro sí puede ingerir ofrecidas como aperitivos o premios saludables (pero nunca como sustitutos de la dieta habitual del animal). Click aquí para evitar cometer errores cuando damos de ingerir a un perro.

Paso N°4: El yogurt puede animar al perro a ingerir

Pero, ¿qué hacer cuando el desinterés del can por su comida es mayúsculo? Los ingredientes novedosos, como lo es un poco de yogurt natural, pueden ayudar al can. A muchos perros, el cambio les anima a ingerir.

Para incluir el yogurt en el alimento de tu amigo perruno sólo se tiene que verter una cucharada de este lactífero, sin aditivos ni colorantes artificiales, tiene que ser completamente natural, sobre sus croquetas y mezclarlas perfectamente. Con ello, adicionalmente, podemos ayudar a sus intestinos a trabajar mejor.

No se recomienda, sin retención, ofrecer las sobras de nuestra comida al can ni siquiera dejarle que pique poco cuando cocinamos o mientras come la comunidad. Estas invitaciones puede consumir por causar el desinterés del perro por su propia comida.

Paso N°5: Cambios constantes de alimento, peligro para el can

Los cambios repetidos o los no controlados en la dieta del animal no son para cero beneficiosos, ya que puede causarle problemas en el estómago y desencadenar diarreas en el perro.

Por esta razón, antiguamente de emprender cualquier modificación en la víveres de nuestro peludo compañero, hay que consultar con el veterinario.

Por qué mi perro no quiere ingerir ? Un perro contento y atinado será menos proclive a rebotar su alimento. Los paseos largos y los juegos con ellos son la mejor guisa de afianzar que su perro realiza la actividad física que necesita, mientras que se le anima a ingerir.

Adicionalmente puedes descubrir sobre: ¿Cuáles son los alimentos que come un minino? Todo lo que necesitas conocer. 

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario