¿Qué es la piometra? Causas y síntomas

Muchos dueños de mascotas no están al tanto de algunas de las enfermedades que su peludos pueden presentar; en el caso de las hembras algunas de estas pueden estar relacionadas a infecciones de tipo reproductivo sobre todo si no están esterilizadas.

Una de las patologías más comunes en el artilugio reproductor femíneo de las perras es la piometra que de hecho se puede presentar igualmente en gatas y hembras de otras especies. Esta infección es comparable a la apendicitis humana y puede traer las mismas consecuencias que esta si se deja sin tratar. La detección temprana de esta condición es esencia para evitar riesgos mayores.

¿Qué es la piometra?

La piometra es una infección del matriz que se presenta mayormente en perras de permanencia destacamento que no han sido esterilizadas pero que puede presentarse a cualquier permanencia. Antiguamente se pensaba que esta era simplemente una infección impasible del matriz, pero actualmente se conoce que es provocada por una irregularidad hormonal que puede traer como consecuencia una infección bacteriana.

La piometra se produce inmediatamente a posteriori del ciclo de apareamiento cuando éste no ocurre. Típicamente entre 2 y 4 meses a posteriori del ciclo reproductivo comienzan a aparecer los síntomas.

Hay dos tipos de piometra que pueden ser detectados, una es la indicación piometra abierta que es aquella en la que la cérvix permanece abierta y el fluido producido en el matriz puede ser drenado. La otra es la piometra cerrada que es aquella en la que no hay secreción de fluido y se corre antiguo peligro de ruptura uterina e infección en la cavidad estomacal.

En la imagen podemos ver la diferencia entre un útero normal y uno con piometra
En la imagen podemos ver la diferencia entre un matriz natural y uno con piometra

¿Qué causa la piometra en perras?

Las dos hormonas principales que se producen en los ovarios el estrógeno y la progesterona y cuando se produce una excesiva producción de progesterona o el matriz se vuelve sensible a esta, se produce la piometra. En los tejidos del matriz se forman quistes que contienen numerosas células secretoras que producen y liberan fluidos al interior del matriz. La presencia de este fluido contiguo al engrosamiento de las paredes del matriz produce un inquietante aumento en el tamaño de este víscera. El matriz está hecho de un cuerpo con unas especies de cuernos, en las perras sanas, los cuernos son más delgados que un portaminas, sin interrupción, en los casos de piometra, se agrandan hasta tener la apariencia de unos sacos. En una perra de 18 kilos, el matriz sano tiene un peso de cerca de 112 gramos pero cuando hay piometra presente, el peso del matriz puede aumentar su tamaño hasta alcanzar 1 kilo.

Mientras la enfermedad continúa el fluido presente en el matriz se irá derramando hasta la vagina haciendo que la perra se cieno para tratar de mantenerse limpia, sin interrupción, esto puede causar una segunda infección bacteriana que entre por la cérvix y la respuesta del organismo será aumentar la producción de fluido y células blancas rodeando de el víscera afectado.

Luego de un tiempo la cérvix se cierra impidiendo la salida de fluido sin que éste deje de generarse aumentando de esta modo el tamaño lo que puede resultar en una ruptura del matriz, esto pone en peligro de infección al resto de la cavidad estomacal y puede causar la crimen del animal en menos de 48 horas. Este caso es muy extraño en perras de casa pues los síntomas suelen ser notados ayer de que ocurra.

Síntomas de la presencia de piometra

A pesar de que esta infección es mucho más impasible en perras adultas (mayores de 6 abriles) es posible que se presente a cualquier permanencia en perras no esterilizadas. Los síntomas comienzan a presentarse luego del ciclo reproductivo cuando no ha habido apareamiento. Debemos estar atentos a cualquiera de los síntomas primarios para que se rechazo o trate la infección a tiempo:
Algunos de los síntomas que nuestra perra puede presentar son:

  • Lamerse la vagina más de lo usual: esta es una respuesta del animal al fluido que estará saliendo de su matriz, los perros suelen reanudar limpia esa campo de movimiento pero si notamos que este comportamiento se vuelve repetitivo es posible que haya una descarga inapropiada de fluidos por la vagina
  • Pimplar más agua de lo natural: el organismo de la perra intentará utilizar los riñones para tratar de duchar el exceso de fluido en el cuerpo y por esto notarás que toma más agua de lo natural y orina más de lo natural, es un intento del cuerpo por duchar las toxinas presentes en el matriz.
  • Secreción visible: si la infección continúa comenzarás a notar que de la vulva sale un fluido de color blanquecino o amarillento, es el fluido que está llenando el matriz y que sale por el exceso de presión en el mismo.
  • Inflamación en el tripa: a medida que el matriz aumenta de tamaño esto será visible. El tripa de la perra se verá hinchado como si estuviese en elaboración pero en verdad es el aumento de tamaño propio de la inflamación uterina.
  • Fiebre: la infección y el stop conteo de células blancas en la mortandad puede producir fiebre

Cuando la enfermedad ha vacuo sin ser notada, el trabajo que han estado realizando los riñones para duchar el organismo y que es considerablemente antiguo al que usualmente debería realizar, producirá fallas renales, cuando esto ocurre notaremos los siguientes signos:

  • Estupidez de apetito
  • Deshonestidad
  • Colapso caudillo

Si se presentan estos últimos signos la situación puede agravarse de un momento a otro pues la posibilidad de que se produzca un daño renal permanente está presente; adicionalmente, si la infección ha estado sin tratar durante mucho tiempo, hay peligro de una ruptura del matriz y subsecuente peritonitis.

¿Cómo se diagnostica la piometra?

Es muy importante que delante la presencia de alguno de los síntomas lleves a tu mascota a consulta con su médico veterinario. Con la ayuda de tu descripción de los signos y un chequeo este podrá descartar o diagnosticar la infección. Por lo caudillo se realizan exámenes adicionales como ecosonogramas para confirmar el estado del matriz y exámenes de mortandad para revelar el estadío de la infección y la respuesta renal.

Asistir a un Médico Veterinario es la clave para el diagnóstico y tratamiento de la piometra
Asistir a un Médico Veterinario es la esencia para el diagnosis y tratamiento de la piometra

Tratamientos disponibles para piometra

El tratamiento para esta infección es uno sólo, cirugía. Debe hacerse tan pronto como la infección es detectada y en ella se remueve completamente el matriz. El primer paso será la estabilización del animal para prepararla para la cirugía, esto usualmente consiste en la delegación de fluidos y antibióticos intravenosos. La cirugía es básicamente la misma que se haría en el caso de la asepsia, sin interrupción, esta trae más riesgos pues se estará operando en un animal enfermo. De todas maneras, de los procedimientos quirúrgicos que se realizan en los consultorios veterinarios, éste es uno de los más comunes y los especialistas sabrán cómo ejecutar. Lo más importante es contar con un médico veterinario de confianza y realizar el diagnosis tan pronto como sea posible para disminuir los riesgos en la cirugía.

Prognosis y Prevención

La mayoría de las perras logran una recuperación total luego de la cirugía y los tratamientos médicos. Para aprestar la piometra lo más saludable es la asepsia de las hembras. Una perra esterilizada no corre riesgos de contraer ningún tipo de infección uterina por lo que ésta es una excelente modo de proteger a nuestras mascotas de la piometra.

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario