Vacunas para perros | Tipos, Aplicacion y Cuidados

Las vacunas son un tratamiento para la prevención de las enfermedades, resistente en contagiar virus atenuados o inactivados en el organismo del perro, para que este produzca anticuerpos de defensa delante dicho virus. Se genera así cierta memora inmunitaria en el cuerpo frente a determinadas enfermedades. En otras palabras, las vacunas para perros son una de las herramientas de la medicina preventiva más eficientes para proteger a los canes de enfermedades que, incluso pueden costarles la vida.

Cada perro lleva una vida diferente, unos salen a la calle sólo en la ciudad, otros viven en el campo en contacto con otros perros no vacunados, otros acuden a exposiciones o viajan a otros países. Encima, en cada zona geográfica hay enfermedades que pueden contraerse con diestro constancia (por ejemplo, la hidrofobia está prácticamente erradicada de Europa Occidental, pero está presente en la diestro parte del orbe, por ejemplo el finalidad de África o México). Por tales motivos, cada caso concreto debe ser estudiado por tu veterinario de confianza, que pueda aconsejarte la mejor protección para tu mascota.

Las vacunas para los perros deben aplicarse en cachorros o perros adultos sanos, correcto a que funcionan estimulando una respuesta del organismo como si fuera una enfermedad presente, para que provoque anticuerpos que protejan al perro contra los virus o bacterias que se desea proteger.

Una vez que se le aplican las vacunas al perro, tardan aproximadamente 15 días en tener algún sensación y adjunto a destacar, que, una sola vacuna en cachorros no es suficiente, por esta razón se deben aplicar refuerzos para así avalar que la mayoría de los cachorros están efectivamente protegidos por las vacunas para perros.

Si tu precioso hijo acaba de conmover y estas deseando bajarlo al parque para enseñárselo a tus amigos y conocidos, ¡Cuidado! Debes tenerlo en casa hasta que haya recibido todas las cunas y esté completamente protegido. Al sacarlo y ponerlo en contacto con otros perros, o lugares frecuentados por los mismos, estará expuesto a enfermedades y por el momento no está inmunizado.

Tu veterinario te recomendará que debe estar en contacto con el mundo extranjero, para que socialice, se acostumbre a la comunidad y al ruido de la calle, pero evita en todo momento exponerlo innecesariamente. Bastará con que lo pasees en brazos o, si puedes, lo lleves a un floresta particular donde no haya perros. Tu hijo está perdiendo la inmunidad que le proporcionaba la crema materna y por sí mismo no está preparado para hacer frente a estas enfermedades. Ahora te vamos explicar qué vacunas tienes que ponerle, cuándo y que riesgos corre en caso de no hacerlo. Por supuesto, de todo esto te informará tu veterinario en la primera cita.

Lo habitual es que tu hijo llega a casa con unas 7 u 8 semanas, y en ese caso ya debería tener la primera vacuna puesta, es necesario que preguntes cuando vayas a recogerlo y es así deberán entregarte tu cartilla, en la que constará la aniversario y nombre de la vacuna que ya ha recibido.

Hasta que tu hijo ya haya recibido la última vacuna, respeta el calendario de inoculación y no intentes ponérselas ayer de tiempo. Vas a tener mucho tiempo para disfrutar de él.

Calendario de vacunas para perros

En el calendario principal de vacunas para cachorros, se recomienda trastornar dos y hasta tres aplicaciones de la misma vacuna para poder considerar que los cachorros quedarán protegidos, teniendo en cuenta que, a pesar de aplicar incluso varios refuerzos de una misma vacuna, ésta no siempre podrá crear una protección igual en cada ejemplar, siquiera una protección total; la respuesta a la enfermedad dependerá de distintos factores como lo son: la calidad del material biológico, el cuidado de este producto por parte de quien las aplica (amparar siempre en refrigeración y sin luz directa), así como por otra parte la respuesta de cada individuo.

El inicio del calendario de vacunas en cachorros puede ser variable, dependiendo del nivel de anticuerpos que posea la superiora, es afirmar, si la superiora fue vacunada muy cerca del momento del apareamiento lo más probable será que los cachorros adquieran una buena protección, en tal caso, se podrá comenzar la inoculación aproximadamente entre los dos y tres meses; en cambio, si la superiora murió en el parto o no fue vacunada en los previos meses, los cachorros tienen que comenzar con la aplicación de vacunas al mes y medio de pasado, esto lo debe lanzarse el veterinario dependiendo de éstas y otros condicionantes.

Anteriormente se acostumbraba a inmunizar a los perros en los primeros meses y luego aplicar la vacuna de hidrofobia cada año y dispuesto. Sin secuestro, se ha identificado cada vez más que perros adultos tienen la posibilidad de presentar enfermedades como moquillo, parvovirus, leptospira, etcétera., que son padecimientos que se pueden evitar vacunando año por año a nuestras mascotas. Esto no sólo es correcto a la fortaleza de nuestros perros, sino por otra parte de nuestra tribu, ya que algunas enfermedades se pueden trasmitir del perro al humano.

A continuación te mostramos con qué pasado y que vacuna has de ponerle.

Existencia                 Vacuna
6 semanas         Triple
8 semanas         Parvovirus
10 semanas       Refuerzo de la Triple
12 semanas       Refuerzo de Parvovirus
16 semanas       Hidrofobia
Anualmente        Hidrofobia, Parvovirus y Triple

Las enfermedades que se incluyen en el cuadro principal de vacunas para cachorros son: Parvovirus, Moquillo (Distemper), Adenovirus, Leptospirosis, Coronavirus, Para influenza (Vacuna múltiple) y hidrofobia.

Las enfermedades que se incluyen en las vacunas para perros anuales son: Parvovirus, Moquillo (Distemper), Adenovirus, Leptospirosis, Parainfluenza y Hidrofobia.

Para la re-vacunación anual de los perros adultos se pueden aplicar las vacunas múltiples y hidrofobia en un mismo día, ya que por lo integral no producen una reacción tan resistente porque los perros ya han sido expuestos a estas vacunas previamente.

Ya que el calendario de inoculación es realizado por tu veterinario específicamente para tu perro, verás que las vacunas y fechas de inoculación podrán variar, ya que suele evaluarse la raza, tipo de perro, pasado, frecuencia de traslado y viajes que experimentará la mascota, hasta la región en dónde te encuentres.

En su última publicación, el American Animal Hospital Association’s Task Force clasificó las vacunas en tres categorías: Básicas, No básicas y No recomendadas.

Las vacunas Básicas son consideradas vitales, apoyadas en el peligro de exposición del hijo a dichas enfermedades y su transmisibilidad a las personas. En esta categoría encontramos la hidrofobia, el moquillo y el parvovirus.

Las vacunas No Básicas serán determinadas por tu veterinario según la condición. Estás incluyen la Bordetella y la Leptospira.

Luego del primer año del perro, existen dos tipos de seguimiento para la inoculación, en las que veterinarios difieren:

  • La mayoría de los veterinarios, recomiendan vacunarlos una vez al año para así evitar enfermedades infecciosas como el Moquillo Canino y la hidrofobia. Y otras enfermedades como la Leptospirosis (en ciertos casos) de corta inmunidad, por lo que se recomienda colocarla anualmente.
  • Otros veterinarios realizan un descomposición de valoración o titulación, mediante pruebas que evalúan los niveles inmunológicos del can, y de dicha forma pueden detectar que vacunas son necesarias. Este carácter opina que sobre-vacunar a los perros posa un peligro para la fortaleza del animal encima que no es necesario.

Aunque en distintos lugares la vacuna de la hidrofobia es mandataria por ley anualmente, estudios han confirmado que la vacuna suele proteger al perro hasta durante tres abriles.

Posibles enseres secundarios de la inoculación:

Aunque la mayoría de los cachorros no muestran cambios significativos, estos pueden ser algunos de los enseres de las vacunas:

– Dolor, hinchazón, sonrojo, formación de costras o pérdida del pelo.
– Dilación.
– Fiebre.
– Pérdida del apetito.
– Diarrea.
– Vómitos.
– Convulsiones.
– Dificultad para respirar.
– Cojera.

efectos de las vacunas para perros

Recuerda: No importa el método de inoculación que tu veterinario elija para tu hijo, siempre deberás llevarlo a examinarse anualmente, de forma de evitar posibles complicaciones de fortaleza.

¿Y si no lo bovino?
La hidrofobia es una enfermedad enormemente peligrosa por el simple hecho ya que puede trasmitirse al ser humano. Es muy recomendable aunque no sea obligatoria esta vacuna, por si te lo llevas de holganza a cualquier otra región ¿quién te asegura que no pueda exponerse a esta enfermedad?

El moquillo y Parvovirus son por otra parte enfermedades muy comunes en los cachorros. No sólo generan síntomas muy fuertes en los canes, sino que por otra parte pueden conmover a producir su homicidio.

Por ello es muy importante que cada año le pongas las vacunas, ya que tienes que proteger la fortaleza de tu perro y la de tu tribu.

Recomendaciones generales:

• No bañe a su animal hasta no poseer completado el Calendario de inoculación. Mientras, puede utilizar productos para lavado en seco existentes en el mercado, ayudándose de un cepillo.
• No le dé a su perro huesos, sobre todo los de pollo, cordero y conejo, ya que al astillarse pueden clavarse en su intestino y crear complicaciones graves.
• Tras el destete, y si el animal tiene menos de dos meses de pasado, utilice leches adaptadas disponibles en su Clínica Veterinaria, para luego cambiar la viandas a un pienso de iniciación.
• En el mercado existen diferentes tipos de pienso y comida húmeda que cubren todas las micción de su animal. Pregunte a su veterinario cuál es la más adecuada.

Todavía puedes resolver sobre: Los síntomas de la cólera en perros. 

¿Que te parece el artículo?

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario